EL LIDERAZGO MÁS DURADERO DE LA HISTORIA


 por Mons. Carlos González Saracho
 Artículo aparecido en la revista HACER EMPRESA en diciembre de 2022

 

El liderazgo más sorprendente de la historia es a la vez el más difícil de analizar, al menos en términos humanos. Es el más sorprendente por su influencia universal y porque la institución fundada por su líder, la Iglesia católica, tiene 2000 años. Por si esto no bastara, esa institución ha sido perseguida desde sus comienzos hasta la actualidad —en 2020 murieron perseguidos 4761 cristianos, el 90 % en África subsahariana—.

Al propio fundador lo criticaron, calumniaron, enjuiciaron y mataron. Además, la institución está formada por personas que diariamente cometen errores, algunos graves. Y es sumamente difícil de analizar, considerando que el aspecto organizativo humano es el menos importante —como la punta de un iceberg—, ya que el aspecto más relevante es el espiritual.

Procuraré reflexionar brevemente sobre este liderazgo, intentando sacar algunas posibles orientaciones para quien tiene responsabilidades directivas en organizaciones. Con este fin, lo mejor parece centrarse en la definición que el mismo fundador dio de sí mismo, en el capítulo 10 del Evangelio de San Juan, versículos 1 al 10:

En verdad, en verdad les digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido;

pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas.

A éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera.

Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz:

a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

 Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:

En verdad, en verdad les digo: yo soy la puerta de las ovejas.

Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; y las ovejas no los escucharon.

Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.

El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.

 Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas;

 el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo las roba y las dispersa;

y es que a un asalariado no le importan las ovejas.

Yo soy el Buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen,

igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.

Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo Pastor.

 

EL LIDERAZGO MÁS SORPRENDENTE POR SU INFLUENCIA UNIVERSAL Y PORQUE LA INSTITUCIÓN FUNDADA POR SU LÍDER, LA IGLESIA CATÓLICA, TIENE 2000 AÑOS.

 

Sorprende que, en una sociedad en la que había militares, maestros y monarcas, Jesucristo se autodefina como “el buen pastor” y añade “soy la puerta” (de las ovejas). Ambas comparaciones —pastor y puerta— hacen referencia al nuevo templo que esperaban los judíos y al liderazgo en ese templo que sería glorioso. Jesús es el pastor que guía hacia ese nuevo templo y es la puerta por la que las ovejas entrarán a él. La identificación de Jesús con “la puerta de las ovejas” puede hacer también referencia a la costumbre de los pastores de aquella época de acostarse atravesados delante de la apertura de la cerca —que no tenía una puerta real, ni techo— cumpliendo una función de contención para impedir que las ovejas salieran.

Cuando Jesús pronunció estas palabras, el pueblo judío estaba sometido a la dominación romana, lo que fomentaba injusticias y rivalidades. Como consecuencia, especialmente en las clases altas, el liderazgo religioso tenía un significado con marcadas connotaciones políticas: esperaban a un mesías que los liberara del poder romano. En cambio, la gente sencilla y de condiciones sociales más bajas, veía el liderazgo con un contenido predominantemente espiritual.

Jesús comienza con una aclaración: quien no entra en el “corral” —es decir en el patio del templo— es un “ladrón” y un “bandido”. Con esto, señala aquellos líderes que no son verdaderos guías ni se comportan como tales, los que consiguen el título y el cargo correspondiente por medio de favores y compromisos, y carecen de autoridad moral. Por el contrario, a diferencia de los ladrones y de los bandidos, el buen pastor no salta la cerca, sino que “entra por la puerta”. Encontramos aquí una primera característica de liderazgo: la legitimación y la autoridad moral obtenida por la experiencia, méritos y conducta previa.

Una segunda característica es el conocimiento personal e íntimo que tiene de las ovejas, demostrado por el hecho de que llama a cada una por su nombre (algo que se mantiene en los pastores palestinos en la actualidad, por ejemplo, “orejas largas”) y ellas escuchan y reconocen la voz del pastor. Esta especial relación entre el pastor y las ovejas no se establece tanto por “lo que dice” el pastor, sino por “cómo lo dice”: su voz y por la reciprocidad del conocimiento. Aplicando esto a una organización —y sin quitar importancia al contenido de las directrices y orientaciones de quien manda—, se pueden sacar algunas conclusiones sobre la importancia del “modo” en que se transmiten, la proximidad (“llamarlos por su nombre”), sintonía y empatía, y sobre la fluida y transparente comunicación interna. En esta línea, San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, decía: “Gobernar es hacer trabajar; y gobernar bien es hacer trabajar con orden y con alegría”.

En la expresión que se traduce habitualmente como “buen pastor”, Jesús utiliza el adjetivo griego “kalós”. En realidad, este término significa literalmente “bello”. No tanto en sentido estético, sino en cuanto modelo de perfección, conducta ejemplar, admirable, ya que el buen pastor expone y entrega su propia vida por las ovejas. El pastor conoce a las ovejas y da su vida por ellas, mientras que el asalariado no está verdaderamente interesado en ellas: cuando ve venir al lobo, las abandona. La comparación con el asalariado explica, por contraste, otra característica del buen pastor, que es la de cuidar el rebaño con su vida, a diferencia del mercenario, que está interesado ante todo en la propia ventaja y en la retribución por su trabajo. Tendríamos aquí, la tercera y la cuarta características del liderazgo: el buen ejemplo que atrae y estimula a seguirlo; y la entrega sacrificada —en su conducta profesional y respecto a la misión de la empresa— que se manifiesta particularmente en las situaciones de crisis.

Una quinta característica o consecuencia sería la unidad, que deriva del conocimiento recíproco y que incluso llega también a “otras ovejas”. La unidad del rebaño y del pastor es ante todo “ser uno”; es más que el resultado de una suma aritmética de dos sumandos. La mención de otras ovejas que no son de ese redil es una indicación del aspecto futuro del reino de Dios, que no corresponde tratar en este artículo, pero que podemos relacionar con la expansión futura de la Iglesia (de un grupo de pescadores de Galilea al mundo entero) y, en el caso de una organización meramente humana, con el crecimiento a otros mercados como consecuencia de una base sólida apoyada en una unidad interna.

 

EN LAS CLASES ALTAS, EL LIDERAZGO RELIGIOSO TENÍA UN SIGNIFICADO CON MARCADAS CONNOTACIONES POLÍTICAS: ESPERABAN A UN MESÍAS QUE LOS LIBERARA DEL PODER ROMANO. EN CAMBIO, LA GENTE DE CONDICIONES SOCIALES MÁS BAJAS, VEÍA EL LIDERAZGO CON UN CONTENIDO PREDOMINANTEMENTE ESPIRITUAL.

 

En este análisis, demasiado somero y superficial, no abordamos un aspecto fundamental, que es el de la condición mesiánica de Jesús incluida en la imagen del “buen pastor”, su relación de filiación especial y particular con Dios Padre, objeto de sendos y extensos tratados de la teología católica. De todos modos, podríamos resumir y simplificar el mensaje teológico-espiritual de la imagen del “buen pastor” de la siguiente manera: Jesús ha venido para dar vida y para darla en abundancia (cf. Jn 10,10). Esto se refiere a la vida sobrenatural, es decir, una nueva modalidad de encuentro y comunión con Dios, dinámica como la vida natural; una “vida nueva”, distinta, una modalidad que involucra “interiormente” a la persona entera y que implica relaciones exentas de egoísmo y de intereses privados.

Hacemos ahora un salto al tiempo presente, concretamente al 8 de mayo de 2022, cuando el papa Francisco comentó este capítulo de San Juan y se extendió insistiendo en que un buen pastor debe ir delante de las ovejas, vivir en medio de ellas y también saber estar detrás de ellas. El papa en esa ocasión se estaba dirigiendo a un grupo de obispos y sacerdotes, en cuanto pastores de los fieles. Pero sus reflexiones tienen puntos sugerentes para un examen de conciencia de quien tiene responsabilidades de gobierno y de educación. Recojo a continuación tres párrafos de su discurso.

Ir delante de las ovejas no significa —en la Iglesia— poder o privilegios, sino “ir delante en el servicio desinteresado a los demás. El pastor es el primero que abre la puerta de la Iglesia y se pone a rezar por el pueblo. Ir delante significa que es el primero en enterarse de los problemas del pueblo, de aquello que más les preocupa. Ir delante significa que, ante un pobre que no se puede desplazar al centro de salud, es el primero que pone a disposición su coche y su persona. Ir delante significa tener la puerta siempre abierta para todos. Ir delante significa ‘poner la vida por delante’. Primero la vida y después la palabra”.

En medio de las ovejas “es estar con el pueblo en todo lo bueno, lo positivo, lo auténtico que vive el pueblo. Saber comer con ellos el ‘pan tierno y crujiente’ de los días de fiesta y el ‘pan duro y amargo’ de los días de luto. Saber compartir con el pueblo sus gozos y sus sufrimientos. Estar en medio significa sentirse ‘arropado’ por el pueblo, sintiendo el cariño de todos y tratando de querer a todos en actitud de servicio. No es un ser solitario, sino solidario. Estar en medio significa escuchar de cerca los problemas, las inquietudes, los deseos de paz, de justicia y de fraternidad. Hermano entre hermanos, es capaz de crear amistad, unión, bienestar, unidad. Y, si siempre se ha dicho que ‘la unión hace la fuerza’, que además se pueda decir: ‘la unión hace la fiesta’. (…) La gente sencilla se lo pasaba en grande con Jesús y Jesús con ellos”.

 

IR DELANTE DE LAS OVEJAS NO SIGNIFICA —EN LA IGLESIA— PODER O PRIVILEGIOS, SINO “IR DELANTE EN EL SERVICIO DESINTERESADO A LOS DEMÁS»

 

Por último, en un rebaño “detrás, en la cola, siempre van las rezagadas, las más débiles, las que no pueden seguir el paso de las demás, las recién paridas a las que hay que ayudar a llevar los corderitos que no pueden todavía caminar. En el evangelio se dice que hay que cuidar de modo especial ‘a los pequeñitos’. Y los pequeñitos son los más ancianos, los enfermos, los de menos luces, aquellos a quienes la vida les pesa demasiado y necesitan una ayuda especial. Esa bella imagen de Jesús como buen Pastor, poniendo en brazos a la oveja descarriada hay que actualizarla en nuestros días. Hay mucha gente herida, gente que sufre mucho, gente cansada, gente decepcionada. A todos hay que atender, acoger, acariciar”.

Estas reflexiones, dirigidas —repito— principalmente a sacerdotes, nos pueden dar pistas para orientarnos en momentos de crisis, especialmente en una cultura en la que todo —también el liderazgo— es autorreferencial y motivado en el interés personal. Alguno podrá comentar que esto es muy bonito pero muy teórico, que no se aplica en casos de crisis, etc. Y puede tener razón, porque estamos hablando de metas, de orientaciones, de principios, que primero hay que entender antes de poner en práctica.

Encontré un ejemplo interesante, de las guerras de la Edad Media, en el que se aplicó un principio moral, que nos puede inspirar cuando buscamos respetar la dimensión comunitaria de una empresa en el contexto de las guerras económicas actuales, al menos para pensar “fuera de la caja”. En 1139 la Iglesia condenó, en el Segundo Concilio de Letrán, el uso de las ballestas. A primera vista, parece absurdo y contradictorio condenar estas armas de guerra, y que no se hayan condenado otras, como el azote, que hacía girar una bola con puntas afiladas al final de una cadena, o el aceite hirviendo, o el hacha de guerra, la lanza o la espada. La razón de esta prohibición —en un contexto histórico que contemplaba “la guerra justa”— radica en que las piedras lanzadas desde las balistas y los dardos de las ballestas se arrojan por una mecánica que escapa al control del soldado, porque van tan rápido y tan lejos que el soldado no puede prever ni ver todas las consecuencias de su gesto.

Hoy en día, un ejecutivo no tiene los medios para controlar y limitar todos los riesgos asumidos por sus empleados que utilizan habilidades, trucos del oficio, herramientas o patrones de pensamiento a veces imprevisibles. En ese sentido, el principio enunciado en 1139 nos da una orientación para este problema: la actitud prudente es la del sentido común, la de ponderar las posibles consecuencias, también para terceros, y evitar algunas técnicas más potentes y preferir las que podamos dominar y controlar de alguna manera.

Libro: “EMPRESA, FAMILIA Y VALORES”

 

En secretaría están disponibles los últimos ejemplares del libro EMPRESA, FAMILIA Y VALORES escrito por el rector del santuario Mons. Carlos González Saracho.

El Card. Daniel Sturla opinó de la obra  “Creo que será muy provechoso leer estas páginas, sintonizar a través de ellas con este gran papa que Dios regala a su Iglesia y al mundo. Ayuda a estar atentos para que también nosotros nos dejemos empapar del agua del evangelio para florecer y dar frutos. Gracias Mons. Carlos por este libro”.

Por  su parte el Cr. Carlos A. Lecueder, conocido empresario de nuestro medio,  enfatiza “Recomiendo su lectura y su análisis, que me dejaron mucho, como persona, como integrante de una familia y como empresario”

 Es una magnífica opción para un regalo navideño que puede adquirirse por $ 500.

Haciendo clic aquí, se puede abrir una previsualización del libro, que incluye los prólogos completos del Mons. Daniel Sturla y del Cr. Carlos Lecueder, así como uno de los capítulos del libro.

Horarios en el Santuario a partir de marzo de 2022

Celebración de la misa

De lunes a domingos a las 19:30
Los domingos también a las 12:00

Exposición del Santísimo Sacramento

Viernes de 17:30 a 19:20

Atención sacerdotal

Lunes a viernes: 17:30 a 19:20
Sábados: 18:30 a 19:20
Domingos: 11:30 a 12:00, y de 18:30 a 19:20

Confesores habituales: 

Mons. Carlos M. González:

Sábados: 18:30 A 19:20
Domingos: 11:30 a 12:00
Miércoles, jueves y viernes: 17:30 a 19:20


Pbro. José Luis Vidal

Domingos: 18:30 A 19:20
Lunes y martes: 17:30 a 19:20

MATEMÁTICA Y FE: ¿EL HUEVO O LA GALLINA?


 por Mons. Carlos González Saracho
 Artículo aparecido en la revista HACER EMPRESA en octubre de 2022


Quizá alguna vez nos vino la siguiente duda: ¿las matemáticas las inventamos nosotros o nos preceden? Se trata de una pregunta antigua a la que no podremos dar una respuesta segura. Hablando con matemáticos amigos, comprobé que la mayoría parten de la base de que es un invento nuestro, pero muchos piensan después que ese invento es en realidad un “descubrimiento” de algo que ya existía, o sea que las matemáticas nos descubren un mundo que debemos explorar, más que inventar.
El 6 de abril de 2006, Benedicto XVI recibió a un numeroso grupo de jóvenes. Giovanni, un chico de 17 años le preguntó sobre cómo armonizar ciencia y fe. La extensa y sugerente respuesta del papa abordó el papel de la matemática: “El gran Galileo Galilei afirmaba que Dios escribió el libro de la naturaleza con la forma del lenguaje matemático. Galileo estaba convencido de que Dios nos ha dado dos libros: el de la sagrada Escritura y el de la naturaleza. Y el lenguaje de la naturaleza —esta era su convicción— es la matemática. Por tanto, la matemática es un lenguaje de Dios, del Creador. Reflexionemos ahora sobre qué es la matemática: de por sí, es un sistema abstracto, una invención del espíritu humano que, como tal, en su pureza, no existe. Siempre es realizado de forma aproximada, pero, como tal, es un sistema intelectual, es una gran invención —una invención genial— del espíritu humano. Lo sorprendente es que esta invención de nuestra mente humana es realmente la clave para comprender la naturaleza: la naturaleza está realmente estructurada de modo matemático, y nuestra matemática, inventada por nuestro espíritu, es realmente el instrumento para poder trabajar con la naturaleza, para ponerla a nuestro servicio, para servirnos de ella mediante la técnica.


LA NATURALEZA ESTÁ ESTRUCTURADA DE MODO MATEMÁTICO, Y NUESTRA MATEMÁTICA, INVENTADA POR NUESTRO ESPÍRITU, ES REALMENTE EL INSTRUMENTO PARA PODER TRABAJAR CON LA NATURALEZA, PARA PONERLA A NUESTRO SERVICIO.


Me parece casi increíble que coincidan una invención del intelecto humano y la estructura del universo: la matemática inventada por nosotros nos da realmente acceso a la naturaleza del universo y nos permite utilizarlo. Creo que esta coincidencia entre lo que nosotros hemos pensado y el modo como se realiza y se comporta la naturaleza, son un enigma y un gran desafío. Vemos que, en definitiva, hay «una» razón que une a las dos: nuestra razón no podría descubrir la otra (la de la naturaleza) si no hubiera una idéntica razón en la raíz de ambas”.
También Albert Einstein hablaba de una “razón encarnada” y concluía: “Es verdad que, en la base de todo trabajo científico calificado encontramos la convicción de la racionalidad e inteligibilidad del mundo (…). Esta firme convicción, unida al sentimiento profundo de la existencia de una mente superior que se manifiesta en el mundo de la experiencia, constituye para mí la idea de Dios”. Más recientemente, Stephen Hawking escribió: “La impresión abrumadora es que hay un orden. Cuantas más cosas descubrimos del universo, más confirmamos que está gobernado por leyes racionales”.  Estos razonamientos, junto con el descubrimiento del ADN, influyeron en el filósofo analítico inglés Antony Flew, que el 9 de diciembre de 2005 en una célebre conferencia en Nueva York anunció que, después de haber sido reconocido como el mayor filósofo del ateísmo del siglo XX, se había convencido de la existencia de Dios a raíz de las evidencias científicas. Explicó su pensamiento en el bestseller “There is a God: How the world´s most notorious atheist changed his mind” (2007).


ME PARECE CASI INCREÍBLE QUE COINCIDAN UNA INVENCIÓN DEL INTELECTO HUMANO Y LA ESTRUCTURA DEL UNIVERSO: LA MATEMÁTICA INVENTADA POR NOSOTROS NOS DA REALMENTE ACCESO A LA NATURALEZA DEL UNIVERSO Y NOS PERMITE UTILIZARLO.


Hace muchos años, en Francia, un señor de unos 70 años de edad viajaba en tren y leía un libro con la portada de color negro. Tenía a su lado a un universitario que leía un libro de ciencias. El joven se dio cuenta de que la persona mayor estaba leyendo la Biblia y le preguntó: “Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?”. A lo que su interlocutor respondió: “Sí. Pero no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?”. Con cierto aire de condescendencia, el universitario le explicó que la Revolución Francesa había demostrado la miopía de la religión y que solamente personas sin cultura creían que Dios había creado el mundo en siete días y cosas del estilo; e invitó al interlocutor a conocer mejor los descubrimientos científicos. La persona mayor, con gesto de sorpresa, preguntó: “Y…, ¿es eso mismo, lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia: que este libro es un cuento?”. El joven sonrió amablemente y le dijo: “Por supuesto. Mire, ahora debo bajar en la próxima estación y no tengo tiempo para explicarle. Pero déjeme su tarjeta con su dirección y le mandaré material científico por correo”. El anciano agradeció y con mucha paciencia abrió el bolsillo derecho de su bolso y entregó su tarjeta al muchacho. Cuando este leyó la tarjeta salió del vagón cabizbajo. La tarjeta decía: Profesor Doctor Louis Pasteur, Director General del Instituto de Investigaciones Científicas de la Universidad Nacional de Francia. Este hecho ocurrió en 1892 y lo recogió el mismo Pasteur en su autobiografía, concluyendo la anécdota con una reflexión: «Un poco de ciencia nos aparta de Dios; mucha, nos aproxima a Él».


«UN POCO DE CIENCIA NOS APARTA DE DIOS; MUCHA, NOS APROXIMA A ÉL»


Ciento cuatro años después de este encuentro entre Pasteur y un joven, Benedicto XVI terminaba en Roma su explicación a ese otro joven, llamado Giovanni, después de argumentar que la matemática muestra la “estructura racional del universo”: “Así, vemos que hay una racionalidad subjetiva y una racionalidad objetiva en la materia, que coinciden. Obviamente, nadie puede probar —como se prueba con experimentos, en las leyes técnicas— que ambas tuvieron su origen en una única inteligencia, pero me parece que esta unidad de inteligencia, detrás de esas dos inteligencias, es realmente manifiesta en nuestro mundo. Y cuanto más podamos servirnos del mundo con nuestra inteligencia, tanto más manifiesto será el plan de la Creación. Sin embargo, a mí me parece que el verdadero problema actual contra la fe es el mal en el mundo: nos preguntamos cómo es compatible el mal con esta racionalidad del Creador. Y aquí realmente necesitamos al Dios que se encarnó y que nos muestra que él no solo es una razón matemática, sino que esta razón originaria es fundamentalmente Amor. Si analizamos las grandes opciones, la opción cristiana es también hoy la más racional y la más humana. Por eso, podemos elaborar con confianza una filosofía, una visión del mundo basada en esta prioridad de la razón, en esta confianza en que la Razón creadora es Amor, y que este amor es Dios”.



Cooperación económica con el Santuario

Las medidas tomadas para evitar la extensión de la pandemia de Covid-19, han reducido significativamente los ingresos que normalmente se perciben mediante colectas, estipendios y donaciones, con los que se cubren los gastos básicos de funcionamiento del Santuario .

En estas circunstancias, hacemos un llamado a la generosidad para sobrellevar la situación.

Los aportes pueden hacerse en una alcancía en el templo, o por depósito en las cuentas del Santuario:


BANCO DE LA REPÚBLICA

En pesos: cuenta: 001558573 subcuenta 00061 – Caja de Ahorro

En dólares: cuenta 001558573 subcuenta 00062 – Caja de Ahorro


Gracias desde ya.

Audios de Evangelios y homilías


A continuación audios correspondientes al Evangelio y la homilía de los domingos, desde el 16 de julio de 2017 hasta el último publicado.
Para escucharlos, hacer click sobre la la fecha o en flecha del círculo color naranja.

Domingo 16 de julio de 2017, clic aquí para escucharlo.

Domingo 30 de julio de 2017, clic aquí para escucharlo.

Domingo 7 de agosto de 2017, clic aquí para escucharlo.

Domingo 20 de agosto de 2017, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 27 de agosto de 2017, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 3 de septiembre de 2017, clic aquí para escucharlo.

Domingo 17 de septiembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 24 de septiembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 1 de octubre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 8 de octubre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 5 de noviembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 12 de noviembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 19 de noviembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 26 de noviembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 3 de diciembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 17 de diciembre de 2017, clic aquí para escucharlo.
 
Domingo 24 de diciembre de 2017, clic aquí para escucharlo.

Domingo 31 de diciembre de 2017, clic para escucharlo.

 Domingo 7 de enero de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 11 de marzo de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 18 de marzo de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 31 de marzo de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 8 de abril de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 15 de abril de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 29 de abril de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 5 de mayo de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 13 de mayo de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 27 de mayo de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 3 de junio de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 24 de junio de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 1 de julio de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 8 de julio de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 22 de julio de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 29 de julio de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 12 de agosto de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 19 de agosto de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 9 de septiembre de 2018, clic aquí para escucharlo.

 Domingo 16 de septiembre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 7 de octubre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 14 de octubre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 21 de octubre de 2018, clic aquí para escucharlo. 

Domingo 28 de octubre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 4 de noviembre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 18 de noviembre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 2 de diciembre de 2018, clic aquí para escucharlo.

Domingo 23 de diciembre de 2018, clic aquí para escucharlo.



domingo 6 de enero de 2019

domingo 20 de enero de 2019

domingo 27 de enero de 2019

domingo 3 de febrero de 2019

domingo 12 de mayo de 2019

domingo 19 de mayo de 2019

domingo 26 de mayo de 2019

domingo 16 de junio de 2019

domingo 23 de junio de 2019 Solemnidad de Corpus Christi Mons Sturla

domingo 23 de junio de 2019 Solemnidad de Corpus Christi en el Santuario

domingo 30 de junio de 2019

domingo 7 de julio de 2019

domingo 11 de agosto de 2019

domingo 15 de septiembre de 2019

domingo 3 de noviembre de 2019

domingo 10 de noviembre de 2019
domingo 17 de noviembre de 2019

domingo 24 de noviembre de 2019

domingo 1º de diciembre de 2019

domingo 8 de diciembre de 2019

domingo 15 de diciembre de 2019

domingo 29 de diciembre de 2019

1 de enero de 2020

domingo 5 de enero de 2020

domingo 12 de enero de 2020

domingo 19 de enero de 2020

domingo 26 de enero de 2020

domingo 2 de febrero de 2020

domingo 9 de febrero de 2020

domingo 16 de febrero de 2020

domingo 8 de marzo de 2020

domingo 15 de marzo de 2020

domingo 12 de julio de 2020


domingo 2 de agosto de 2020

domingo 9 de agosto de 2020

domingo 16 de agosto de 2020

domingo 23 de agosto de 2020

domingo 30 de agosto de 2020

domingo 6 de septiembre de 2020

domingo 13 de septiembre de 2020

domingo 20 de septiembre de 2020

domingo 27 de septiembre de 2020

domingo 4 de octubre de 2020

domingo 11 de octubre de 2020

domingo 18 de octubre de 2020

domingo 1 de noviembre de 2020

domingo 8 de noviembre de 2020

domingo 22 de noviembre de 2020  

 

Domingo 29 de noviembre de 2020, clic aquí para escucharlo.

Domingo 6 de diciembre de 2020, clic aquí para escucharlo.

Retiro espiritual del mes de mayo


Sigue limitada la posibilidad de reunirnos debido al Covid-19, pero les hacemos llegar dos meditaciones del P. Agustín Sapriza, al igual que el texto del examen sobre los temas tratados.

Se recomienda  buscar un espacio tranquilo que ayude a la meditación y al examen frente al Señor.
También dedicarle  un  tiempo similar al que se destina en el Santuario  para los retiros mensuales, es decir aproximadamente una hora y media.

De lunes a viernes de 17,30 a 19,00 hay sacerdotes en el Santuario para atención personal, y recibir confesiones.


Primera meditación


Segunda meditación





Examen

1. Cuenta San Lucas que la Madre de Jesús “conservaba estas cosas en su corazón” (Lc 2, 51). Como Santa María, ¿me fío de Dios, y me doy cuenta de que es normal que yo no entienda todo lo que ocurre?

2. ¿En qué puedo mejorar para que mi casa sea luminosa y alegre, como la de Nazaret? ¿Recurro a la Virgen y a San José en las necesidades de mi familia?

3. “Hagan todo lo que él les diga” (Jn 2, 5). Para seguir este consejo de Santa María, ¿le ruego que me ayude a cumplir siempre la voluntad de Dios? ¿Acudo a la Virgen en las dificultades, para que me proteja?

4. Con el Rosario, se “aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor” (Juan Pablo II, Rosarium Virginis Mariae, 1). ¿Rezo piadosamente esta oración, si es posible en familia?

5. No hay amor humano verdadero y alegre en el matrimonio si no se valora la virtud de la castidad. ¿Confío en la gracia del sacramento del matrimonio para entregarme con generosidad a mi cónyuge?

6. ¿Qué medios pongo para ser fiel? ¿Soy prudente en el trato con las personas? ¿Enseño a mis amigos a evitar situaciones que puedan comprometer su matrimonio?

7. San Pablo dice que llevamos el tesoro del Evangelio en vasos de barro. ¿Pido al Señor con humildad la virtud de la santa pureza? ¿Se manifiesta la limpieza de corazón en mis pensamientos, en mis actos, en mis miradas, en el dominio de la imaginación y de los sentimientos? ¿Acudo la confesión cuando lo necesito, sabiendo que además del perdón, recibo la gracia de Dios para luchar?

8. “La pureza exige el pudor, que, preservando la intimidad de la persona, expresa la delicadeza de la castidad y regula las miradas y gestos, en conformidad con la dignidad de las personas” (Compendio, 530). ¿Se refleja esa dignidad en mi modo de vestir y de comportarme? ¿En mis conversaciones? ¿En el ambiente de mi trabajo y en mi hogar: publicaciones, programas de televisión, películas, etc.? ¿Ayudo a mis hijos en este ámbito?

9. ¿Reacciono con valentía ante situaciones chabacanas o sensuales? ¿Procuro poner todo de mi parte para que no se den? ¿Desagravio a Dios cuando veo que se le ofende? ¿Me doy cuenta de que mi ejemplo puede mover a otros a cambiar su vida, y que una omisión equivaldría a cierta complicidad?

10. El domingo de Pascua, el Señor dijo a las santas mujeres: “No teman”. ¿Confío en la gracia de Jesucristo Resucitado para poner en práctica los propósitos de este retiro? ¿Se lo pido a su Madre Santísima? ¿A quién podría invitar a participar en el siguiente retiro?


Dos nuevos cuadros en el Santuario


El sábado 23 de Junio fueron desvelados dos cuadros en el Santuario. Uno de la Divina Misericordia (imagen según la visión de Santa Faustina Kowalska) y otro de San Juan Pablo II. 
Ambos fueron donados por asistentes a las celebraciones del Santuario. A ellos, nuestra gratitud. 
La inauguración constituyó una instancia de serena alegría para todos.